Talca, 17 de noviembre de 2021.- Con la presencia del Seremi de Agricultura, Luis Verdejo, la Jefa Provincial del SAG Talca, Carolina Imbert, y equipos técnicos del Servicio; se llevó a cabo en la empresa Agromillora, la inspección final para el envío de más de 40 mil plantas de portainjertos de cerezo certificados por el SAG, con destino a Argentina.

La actividad tiene especial importancia ya que esta partida dio cumplimiento a todo el proceso de certificación de plantas que exige el SAG. Patricio Ávila, Coordinador del Programa de Semillas y Plantas del SAG, especificó el trabajo realizado: “este proceso de exportación es un trabajo bastante largo ya que se da inicio con el germoplasma base, hasta la obtención de la planta para producción”.

Para el Seremi de Agricultura, presente en la actividad, este envío significa un avance para la región en este ámbito de exportaciones, incluyendo material genético de alto valor. “Este proceso de certificación es muy importante ya que las deja libres (plantas) de virus, nemátodos y bacterias; siendo lo más importante el aseguramiento de la verdadera genética. Hoy estamos exportando más de 40 mil plantas a Argentina, donde sabemos que son plantas certificadas, dado el trabajo que lleva desarrollando esta empresa por más de 20 años. Este envío abre una nueva arista de negocios, debido a que es la primera exportación de esta especie en la región, lo que significa que podemos enviar genética de alto valor a otros países, y de esta manera abrir también nuevos negocios”.

Calidad genética y fitosanitaria

El proceso de exportación de genética lleva bastante tiempo debido a que consta de varias etapas de revisión y certificación, por parte del SAG, lo cual considera tanto la parte genética como la fitosanitaria; y en esta última se incluye la revisión de ciertos patógenos que son considerados, por los mercados de destino, como plagas a certificar. “El proceso de certificación de plantas que realiza el SAG, junto con posibilitar la certificación, es un tremendo beneficio para la fruticultura nacional ya que permite lograr materiales con alto estándar genético, lo que significa que la variedad es la que corresponde, y posee una muy buena calidad sanitaria”; señaló Patricio Ávila, Ingeniero Agrónomo, Coordinador del programa en el SAG.

Las plantas, como todo ser vivo, están propensas a un gran número de patógenos que las puede afectar como nemátodos, insectos, bacterias y virus. Es por ello que el trabajo que realiza el SAG en este proceso de certificación permite asegurar que el material a producir está libre de este tipo de enfermedades. “Así como pasa con los seres humanos; hay muchos virus que circulan en las poblaciones y tienen la dificultad que muchas veces son asintomáticos; y esa es la razón por la cual los países no quieren que lleguen portadores con esos virus. Por ello, lo que está entregando en este momento el SAG, es una certificación que dice que estas plantas han estado sujetas a un testeo de todo el material parental, manteniendo trazabilidad en todo este proceso, de forma de asegurar que la progenie resultante esté libre de estos virus; garantía que permite ingresar a los mercados de destino”, agregó Patricio Ávila.

Empresa

Agromillora tiene representación en varias partes del mundo, ubicando su casa matriz en España. En Chile se posicionó a principios del año 2000, siendo su principal función la producción de portainjertos de carozo y olivos. Con el SAG tiene una larga data de trabajo conjunto, ya que el Servicio supervisa cada uno de sus procesos de cuarentena, al importar material vegetal con nueva genética, el cual debe ser fiscalizado.

En este último tiempo esta empresa ha comenzado con la exportación de plantas, tanto a Latinoamérica como al resto del mundo. Es aquí donde el trabajo mancomunado con el SAG se hace presente ya que debe realizar la certificación genético – sanitaria de ellas; el cual es un programa voluntario por parte de la empresa, que permite asegurar que el material vegetal que se está produciendo corresponde a la variedad y se encuentra libre de plagas que son importantes para la producción en viveros.

Etiqueta

Los especialistas del SAG explican que el sello que caracteriza a las plantas producidas bajo este esquema oficial de certificación tiene una etiqueta azul. Esto lo diferencia del resto de las plantas producidas en Chile que por ley portan etiquetas rosadas. “Cuando Ud., adquiere una planta frutal que porta una etiqueta azul, significa que detrás existe todo un proceso de aseguramiento de la calidad genética y sanitaria que va desde el material germoplasma inicial, hasta la planta terminada”, indican.   

Etiquetas: , , , ,

Noticias relacionadas